Resumen de Warcraft: Durotan

Aquí tenéis el resumen del libro de Warcraft: Durotan. Este libro nos cuenta la vida de Durotan y de su clan antes de los sucesos de la película Warcraft: El Origen. Los datos y acontecimientos de este libro pueden variar con respecto al lore de los videojuegos de Warcraft y World of Warcraft. ¡Espero que os guste!.

 – Título: Warcraft Durotan.
 – Autor: Christie Golden.
 – Editorial: Panini Books.
 – Traducción: Raúl Sastre.
 – Encuadernación: Tapa dura.
 – ISBN: 9788490945636.
 – Edición: 2016.
 – Páginas: 262.
 – Precio: 17,95 euros.

  • Sinopsis.

En el mundo de Draenor, el fuerte y poderosamente independiente Clan Lobo Gélido se enfrenta a inviernos cada vez más duros y al hambre. Cuando Gul’dan, un misterioso forastero, llega a la Cresta Fuego Glacial ofreciendo promesas de nuevas tierras de caza, Durotan, el jefe del clan, debe tomar una decisión imposible: abandonar el territorio, orgullo y tradición de su pueblo, o conducirlo hacia lo desconocido.

  • Resumen de Warcraft: Durotan.

Prólogo: Garad, jefe del clan Lobo Gélido, enseña a su hijo, Durotan, a cazar uñagrietas. Durotan falla al matar a su presa y ésta se aleja, sufriendo y sabiendo que le espera una muerte segura. Garad explica que el clan Lobo Gélido no goza con el sufrimiento de sus enemigos y menos con el de una bestia que les proporciona alimento y ropaje. Por lo tanto, Durotan busca a su presa moribunda, asestándole el golpe final para que muera con honor y volviendo así a casa como un buen Lobo Gélido. Fin del prólogo.

La historia comienza varios meses después, cuando parte del clan Lobo Gélido, liderado por Garad junto con Geyah (su esposa), Orgrim (su mejor amigo) y Durotan, persigue a un grupo de uñagrietas para poder alimentarse y abrigarse. Cuando por fin dan caza a una hembra, un jinete del campamento, llamado Kurg’nal, llega apresuradamente e informa a Garad que un orco de color verde con una esclava, también verde y llamada Garona, ha llegado al campamento y pide reunirse con él bajo una bandera de parlamento. Geyah es la encargada de que se cumpla la tradición del parlamento.

El orco de piel verde, llamado Gul’dan, ofrece al clan unirse a su nueva Horda, de la cual es el líder. Informa que la tierra se está muriendo, no hay alimentos ni agua con la que abastecerse y todavía no ha llegado a sus tierras porque está empezando por la zona sur. Gul’dan promete guiarlos a un nuevo mundo, con paisajes verdes y animales sanos. Garad, que no confía en Gul’dan, rechaza la oferta y como es tradición bajo la bandera del parlamento, coge el cuchillo de Gul’dan y se corta para prometer que se irá sin sufrir ningún tipo de daño.

Los siguientes días, Garad permanece en su choza. Mientras van a cazar, Durotan encuentra un rasto de orcos; éste corre a avisar al jefe a su choza y lo encuentra muy enfermo. Aún así, Garad se prepara para la batalla, sabiendo que podría ser la última. Los orcos a los que se enfrentan se hacen llamar Caminantes Rojos. El líder del clan enemigo, le reta a una Mak’gora y justo antes de morir a manos de ese orco, Garad se percata de que su debilidad y malestar se debe al veneno que contenía la hoja de Gul’dan.

Realizan una ceremonia por la muerte del líder de los Lobo Gélido y los espíritus aceptan a su sucesor, Durotan como nuevo Jefe del clan Lobo Gélido. Durotan no está seguro de que la amenaza por parte de los Caminantes Rojos haya terminado, por lo tanto manda diariamente patrullas para asegurar el campamento. Cuando Orgrim y otros miembros le aconsejan que hace falta más comida que protección, Durotan disminuye las patrullas y manda mas cacerías. Un día, cuando van de cacería, Kurg’nal encuentra rastros extraños. Acto seguido, hay un ataque en los lindes del campamento y los habitantes de esa aldea tienen que marcharse hacia el campamento del clan para buscar refugio y así estar todos unidos.

En la fiesta del Solsticio de verano, encuentran a Draka camino de la aldea. Todos se alegran de su llegada, sobretodo Durotan, puesto que es la primera exiliada que vuelve sana y salva. Durotan y Draka se reúnen y ésta le cuenta cómo es la vida en el sur y todo lo que ha aprendido para sobrevivir. También le comenta que contó con la ayuda de los draenei y la llevaron a un lugar seguro llamado el Refugio, y que a la tierra le estaba pasando algo.

Un día de caza, Kurg’nal trae malas noticias: ha avistado a un talbuk verde, y eso estremece a Durotan, pero vuelve su esperanza cuando Nokrar divisa un pequeño manantial rodeado de hierbas. Drek’thar, el chamán jefe invidente del campamento, tiene una visión sobre el manantial. Se despierta en medio de la noche gritando para avisar a todo el clan, pero es demasiado tarde; del pico de la montaña ya salía lava. Por lo tanto, tienen que abandonar el campamento llevándose lo necesario y dirigirse al norte, hacia el Refugio. El Refugio ya no es lo que era antes y es difícil encontrar tanto comida como ropaje, aun así Durotan no pierde la esperanza. A pesar de todo, Durotan y Draka no ocultan más sus sentimientos y deciden casarse. Tiempo después, ella se queda embarazada.

Al cabo de unos meses, Gul’dan vuelve a aparecer, bajo la bandera del parlamento, explicando lo mismo que la última vez que se reunió con el antiguo jefe Garad. A pesar de todas las artimañas que hace para convencer a Durotan, éste le rechaza. Después de su partida, algunos miembros del clan Lobo Gélido están inquietos porque se dan cuenta de que Gul’dan podría tener razón. Nokrar, miembro del clan y amigo de Durotan, se revela, lo desafía a una Mak’gora y pierde, pero Durotan le perdona la vida. Debido a esto, esa noche a escondidas, Nokrar junto con su familia y varios miembros del clan, se marchan al sur en busca de Gul’dan. Al amanecer, Durotan y varios orcos van en busca de Nokrar. Al cabo de un tiempo siguiendo el rastro, encuentran sangre y los cadáveres Nokrar y los lobos. Divisan humo y mantienen una batalla contra los Caminantes Rojos, culpables de la muerte de sus compañeros. Al regresar al Refugio, descubren que los niños se habían salvado gracias a la ayuda de unos draenei que se encontraban por la zona.

Una noche, Drek’thar despierta en trance gritando “La Tierra tiene hambre”; seguido de eso, la tierra se resquebraja y empieza a tragarse todo lo que encuentra en el camino. Por lo tanto, tienen que volver a viajar, esta vez más al norte, hacia el Trono de los Espíritus, tal y como éstos le han ordenado a Drek’thar. Llegan a una zona donde es complicado avanzar, ya que sale humo del suelo. Durotan deja a Orgrim a cargo del clan y viaja hacia el Trono de los espíritus con Zarka, Delgar, Kulzak, Geyah y Drek’thar.

Al llegar a la entrada del Trono de los Espíritus, los Caminantes Rojos le tienden una emboscada. Terminan con ellos muy fácilmente mientras Geyah y Drek’thar hablan con los espíritus. Durotan, al ver tantas provisiones dentro del Trono de los Espíritus, concluye que todo es una trampa, y que los verdaderos guerreros de los Caminantes Rojos planean asesinar al resto del clan. Después de una batalla encarnizada, todos los Caminantes Rojos mueren. Llegado a este punto, Durotan, frustrado porque su clan se ha quedado sin hogar, sin alimentos y sin seguridad, decide que su clan se una a la Horda de Gul’dan; pero no para ser sus siervos, sino para unirse como Lobos Gélidos.

  • El clan Lobo Gélido:

El hogar del clan Lobo Gélido está situado en Cresta Fuego Glacial, en Draenor. El Guardián del clan es llamado Abuela Montaña, que separa la Cresta de las Tierras del sur.

Su principal fuente de alimento y abrigo son los uñagrietas que cazan por la zona. Estos animales suelen ir en grupos, aunque se separan fácilmente. Es más fácil cazar a uno solo ya que son muy grandes y duros. También se alimentan de los talbuk, aunque estos animales siempre van en grupo y es muy difícil que se separen. Este estilo de caza se va enseñando de padre a hijo.

El símbolo de los Lobo Gélido está compuesto por una cabeza de lobo blanco con el fondo azul.

Los lok’vadnod son canciones que componen los orcos a un individuo cuando éste fallece.

Existe el exilio en el clan Lobo Gélido. Si algún orco es débil o está enfermo y no sirve para la caza y para la protección del pueblo, entonces es exiliado. El exiliado lleva el estandarte con él y provisiones para unos días al igual que armas. Puede volver al pueblo a partir del año y si lo hace, es bienvenido otra vez como un miembro más del clan Lobo Gélido.

Cuando vivían en Cresta Fuego Glacial, en el cuartel del jefe había un Trono de piedra, que ganó Garad en una prueba que superó en el Trono de los Espíritus.

El lobo elige a un jinete como amo. Si el amo muere, nadie puede montar a su lobo hasta que éste elija a otro amo (si es que lo hace).

  • Anotaciones interesantes.

Garad, hijo de Durkosh, hijo de Rokuk. Su lobo gélido es Lobo blanco. Para matar, utiliza su arma Mutiladora. Para cazar usa una lanza llamada Tronadora.

Durotan, hijo de Garad, hijo de Durkosh. Su lobo gélido se llama Dienteafilado.

Orgrim Martillo Maldito. El nombre de su lobo gélido es Mordedor.

Draka, hija de Kelkar, hijo de Rhakish. Los draenei le regalaron un collar a Draka, que Garona reconoció cuando se encontró con ella en la reunión que tuvieron Durotan y Gul’dan.

Drek’thar. Su lobo gélido se llama Oreja sabia. Su fiel ayudante es Palkar.

Geyah, hija de Zungal, hijo de Kerzug. Su lobo gélido es Canta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *